Homenaje a Arturo Frondizi en Santo Tomé, Corrientes

Impusieron su nombre a una avenida en esa ciudad y se inauguró un busto del recordado ex Presidente.
El acto fue organizado por las autoridades locales y contó con la presencia del Presidente de la Fundación Centro de Estudios Arturo Frondizi, Doctor Hugo Carassai.
Ordenanza Nro. 512/2016 del Honorable Concejo Deliverante de Santo Tomé, Corrientes.


Discurso del Presidente de la Fundación Centro de Estudios Presidente Arturo Frondizi

PRESIDENTE FRONDIZI – SUS IDEAS Y LA ACTUALIDAD
Agradezco en nombre de la Fundaciòn Centro de Estudios
Presidente Arturo Frondizi, la invitación a participar en el
homenaje de esta Ciudad de Santo Tome, la Intendencia,
autoridades, entidades, vecinos, a designar a una de sus
Avenidas con el nombre de Presidente Frondizi.
Es bueno entonces que hablemos de sus “ideas” y de su
“acción” que se dieron en 1428 dìas de desarrollo en
democracia. Ha pasado mas de medio siglo, y en nuestro país,
estamos inmersos en el subdesarrollo, fruto de una suma de
errores, de la que todos somos responsables, ya que no se han
encarado las soluciones de largo plazo, que permiten mejorar
el futuro de todos los compatriotas.

Por eso quiero referirme a lo que el Presidente nos decía,
tanto en su mensaje de asunción a la primera magistratura el
1 de mayo de 1958, como el que dirigió al país para presentar
su “Plan de estabilización y desarrollo” el 29 de diciembre.
Hoy se enfrenta una severa crisis, donde ya no es importante
tanto señalar que es “heredada”, o de que no se aprovecho la
oportunidad cuando teníamos “viento” de cola” por tasas
bajas, y precios altos de los comodities, y la verdad que entre
todos debemos “resolver” esta situación.
Afrontamos todavía, pese a las correcciones de enero 2016
alta inflación, receso, -aunque empiezan a aparecer brotes verdes-, déficit
fiscal importante, quebranto comercial externo, una alta
presión fiscal, y un problema con los precios relativos, que
hace que los valores reflejados en el TC (tipo de cambio) no
nos permitan potenciar exportaciones con valor agregado,

Precisamente ese es uno de los problemas que tenemos en
nuestra sociedad, porque actuamos –en conjunto- como
tratando de agradar, y asi nos va.
Ya alguna vez nos dijeron, “Argentinos a las cosas…” y parece
que siempre tratamos de evitar encarar los temas a fondo.
discursos ideológicos o populistas, que no conducen a nada, o
mejor dicho nos someten cada vez mas a nuestro
subdesarrollo.
Simplemente, como bien decía el Doctor Frondizi, “tendremos
que ir a buscar los problemas donde existen y encararlos”.

Agregaba: en este país esta todo mal hecho, pero esta también
hecho que es indestructible”, y luego proponía: “..tenemos
que librar una lucha sin cuartel contra el atraso, el
estancamiento, el desánimo y la desesperanza”. “Tenemos
que extirpar hasta sus raíces la ignorancia, la miseria, la
enfermedad y el miedo al futuro”. “Tenemos que construir
puentes, diques, caminos, oleoductos, usinas y fabricas
sobre toda la Republica”. “Habrá que volcar tractores,
equipos electrógenos, talleres y maquinas agrícolas sobre
todos los campos. Tendremos que multiplicar los camiones,
los vagones y las locomotoras”. Finalmente concluía “..o
seguimos cansados y empobrecidos, o nos ponemos de pie y
defendemos lo que es nuestro”.
Para todo esto, necesitamos el “reencuentro” de los
Argentinos que el Presidente nos planteaba como eje central
de su mensaje inaugural al asumir la primera magistratura.

Algo para destacar y que caracterizaba al Presidente Frondizi,
era la rigurosidad metodológica, para analizar los temas, y
luego encarar con una definición la “decisión”, que se
mantenía para lograr la solución mas adecuada, a los
intereses del país.

Cabal demostración de ellos fue el tema de los “combustibles”,
sus iniciales consideraciones políticas previas , reformuladas
y adecuadas debidamente cuando, como titular del Poder
Ejecutivo Nacional, debió encarar el ahorro de divisas, porque
no se podía importar, y que se podía producir en el país,
generando lo que se dio en llamar la Batalla del Petróleo,
por medio de la cual, en los cuatro años que Gobernó, se logró
el autoabastecimiento, la triplicación de la producción de
petróleo y la cuadruplicación de la producción de gas.
Hubo una acción permanente, clara y concreta de FrondiziFrigerio-Sábato.
YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales)
siguió siendo enteramente nacional, y fue la que manejó esos
contratos, que algunos tildaron de concesiones.

Es importante reconocer en el Gobierno desarrollista, la labor
de la “Usina” comandada por Rogelio Frigerio, muchas veces
criticado por su labor, pero que aportaba un criterio de
análisis y un método concreto para encarar los problemas,
donde identificados los mismos, la solución podía estar a la
vista, para encontrar la mejor alternativa: el curso de acción.
Hoy todavía hay quienes viven obsesionados en la discusión
“agro versus industria”,
Frondizi decía hace 57 años! respecto a la “integración del
agro”, que “el remedio consiste en elevar la capacidad
productiva de todos los sectores económicos promoviendo
un crecimiento armónico e integral de todo el país”: y
agregaba, ello “significara también progreso para el agro,
permitirá tecnificar y mecanizar las tareas rurales…”

En ese entonces, cuando no existía ni la soja, ni la siembra
directa (donde Argentina es pionera) apareció el “deme dos”
pues se desgravaba la inversión en bienes de capital en la
producción agropecuaria.

Era un mecanismo simple, no burocrático, de alentar la mayor
eficiencia, la producción y el consumo de maquinas y equipos
de producción local. Que tenía efecto multiplicador,
especialmente en el interior, hacia fabricas y servicios.
En 1958, la producción total de granos era de 15 millones de
toneladas, con TI (Términos de Intercambio) desfavorables.
En estos tiempos hemos tenido hasta el año pasado, los
mejores TI (Términos de Intercambio) de la historia, para
comodities. que no se utilizó convenientemente, ni a nivel
Macro ni Micro, por la errática política y acción del Gobierno.
Hoy la Argentina produce 120 millones de toneladas, pero con
políticas serias, de largo aliento, en cinco años puede alcanzar
los 150 millones, y en 2025, 200 millones.

Otro de los temas que planteaba con énfasis el Presidente
Frondizi, era lo que llamó en su alocución (punto 3) “los
males de la burocracia
Razón por la cual sostenía que “es necesario e impostergable
iniciar una acción de austeridad y racionalización”… “que
permita detener el proceso de hipertrofia administrativa
tanto en el orden nacional como provincial y municipal”.
Esto mucho tiene que ver con la Micro-economía, ya que toda
unidad económica, que debe afrontar trámites innecesarios,
significan costo, y la suma de los mismos, genera lo que
procede llamar como “desventajas competitivas”, que en
nuestro país cada vez son mayores. Alguna vez llamado
“costo argentino”, pero si no lo corregimos, cada vez
tendremos menos mercados externos. Y hoy, mas que nunca
en un mundo globalizado, la solución exportar mas, producir
mas, y sumar los dos mercados para tener “escala”.

Es bueno rescatar un concepto del discurso del Presidente
Frondizi cuando dice: “es necesario que quienes asumen el
Gobierno, a todo lo largo del país, lo hagan con el
convencimiento de que han sido elegidos para desempeñar
un servicio a la Nación y no para gozar de las ventajas del
poder y extenderlos a las personas de su relación familiar
o política”.
Este tema es central, porque hemos visto en esta última
década crecer al Estado y con consecuencias negativas. Quiero
insistir en esto, porque pareciera que a muchos ciudadanos se
les ha deformado la concepción elemental de lo que es el
Estado: se ha confundido el Gobierno con el propio Estado, y
también con el partido o “espacio”.

Vale así hacer una diferenciación que tanto Frondizi como
Frigerio tenían claro: hay que distribuir, si, pero el ingreso.
Esto es el desarrollo y la integración del país para que crezca
la producción y así la capacidad de distribuir el mayor
ingreso.
Por eso alentaban la llegada del capital, de Argentinos, o del
exterior, ya que la producción, competitiva, se logra, si hay
suficiente flujo financiero, en condiciones adecuadas.
Cuando hablamos de “ingreso” (mas que de riqueza) nos
referimos al que se va a generar, con la combinación de los
factores de la producción, capital, trabajo, esfuerzos,
iniciativa, capacidad, conocimientos, y el uso de los
instrumentos económicos, como el crédito.

El empleado público, es un “servidor” que debemos pagarle en
la medida que haga una tarea necesaria, útil, conveniente, y
que dé un resultado. No tiene que ser una máquina de
“impedir”.

Necesitamos “sumar” esfuerzos, del capital y el trabajo, para
generar valor agregado, ya que tanto se habla de las “cadenas
de producción” para ello, pero no es la cuestión de sacarles a
unos para darles a otros. Es combinarlos a todos, para
generar mas riqueza, sino la llamada “torta” se seguirá
achicando, y sino veamos nuestros PIB, que medido
comparativamente con otros países, cada dìa hace que
descendamos mas escalones. Nuestra Argentina que hace
medio siglo, tenía el PIB equivalente al de América Latina, hoy
está por detrás de otros países latinoamericanos, y es un
quinto de Brasil, con un récord de pobreza.
En aquellos años el desarrollismo, acuño la frase “carnes +
petróleo = acero” que era una explicación a la vez simple y
científica, de cómo desarrollar el país, sumando agro e
industria, aumentando exportaciones y reduciendo
importaciones.

La discrecionalidad ha inundado las oficinas públicas, con los
graves bolsones de corrupción que ello genera. Hoy es difícil
generar un puesto de trabajo, es burocrático cumplir todas las
normas, y si hay un distracto se genera la “industria del
juicio”, que a veces conduce a la extinción de una pyme o
pymi.
La inflación es un flagelo, y esta impide hacer cuentas, hacer
proyectos, un país no puede trabajar en el corto o cortísimo
plazo. Ni el país, ni sus empresas, ni los empresarios, ni la
simple unidad familiar.
Es imprescindible tener reglas claras de juego, para saber a
que atenerse, porque quien encara una actividad lo que
necesita es precisamente obtener certeza y un beneficio. Hoy
muchos negocios, se replantean, y en la realidad sucumben,
por la inflación, o por nuevas regulaciones, o por el cambio de
las reglas de juego.

La mayor presión fiscal, que si, es la mas alta de la historia
argentina, se aplica esencialmente sobre los inscriptos, que
cumplen, y ha conducido a que muchos negocios dejen de ser
rentables.
Pero lo peor es que esos ingresos fiscales crecientes, aun por
encima de la alta tasa de inflación se “aplican” mal, se
malgastan. Se dilapidan, en gastos improductivos, no en
infraestructura, o mejoras sociales y educativas de estructura,

El Presidente Frondizi señalaba, “una de las principales
causas de la inflación ha sido y continúan siendo los
excesivos gastos públicos”. Agregando “el déficit de la
administraciòn pública debe ser eliminado
drásticamente”.
Hoy con recursos en exceso por la alta presión fiscal, el
problema mas grave que tenemos es que se gasta en lo que no
corresponde. Esto es el mediano y largo plazo. Nuestra
Argentina, sigue el ritmo del Gobierno, que trabaja con el
“diario del dìa”, y todo es “cortísimo plazo”, a lo sumo 30 días.
Los bancos (salvo el BICE y BNA, en parte el BAPRO), son
todos “patrimonialistas”, es decir prestan, no para un
proyecto, o un desarrollo, sino simplemente, para el que
agobiado, necesita dinero, de corto plazo, y tiene la
posibilidad de “dar garantías” Esa banca no sirve. Quien
desarrolle un campo –no productivo- o una nueva industria,
necesita de 5 o 10 años, esto es alguien que “banque” el
proyecto, y eso no existe.

El Presidente Frondizi, al lanzar el Plan de Estabilización, nos
dice algo elemental “la grandeza argentina será fruto de
nuestro propio esfuerzo”, agregando “sin estabilización
económica no habrá progreso material, ni habrá paz”, “Sin
estabilización no habrá libertad ni democracia en el país».

Arturo Frondizi, siempre sostenía que desarrollo y
estabilización, ambos conceptos, están asociados, marchan
juntos, sistémicamente, para conseguir que la economía
crezca, pero esencialmente que exista un desarrollo integrado.
La Argentina enfrenta una nueva crisis. Esperemos que
Gobierno, los políticos y dirigentes entiendan su magnitud, su
proyección, los errores y la oportunidad no aprovechada.

– Hay que “sincerar la economía, y los “precios relativos,
– Hay que respetar la ley, no nuevas normas, las que están
– Hay que bajar el gasto improductivo e innecesario,
– Hay que eliminar las desventajas competitivas,
– Hay que insertarse en el mundo, según el interés país,
– Hay que potenciar el sector agropecuario
– Hay que definir una política industrial de largo aliento,
– Hay que resolver, en un plan adecuado la crisis energética,
– Hay que eliminar los “subsidios” generalizados,
– Hay que exigir contraprestaciones a quienes se subsidia,
– Hay que fomentar aporte del conocimiento a la producción,
– Hay que incentivar de todas las formas la INVERSIÓN,
– Hay que ordenar el Estado, y no confundirlo con el Gobierno,
– Hay que conseguir que la educación sea concreta y práctica,
– Hay que conseguir un régimen laboral de premios y castigos,
Es decir, seguimos con muchos deberes incumplidos, y eso es
obligación y deber de TODOS.

Quiero recordar algo importante: Arturo Frondizi era un
ciudadano ejemplar, austero, instruido, prudente, con visión
geopolítica, que presidió los destinos de la Argentina, tuvo la
visión clara para el desarrollo y la integración. Lo podemos
recordar como el único estadista de la última centuria: el que
tenía una simple pretensión de que se lo recordara como un
ciudadano que amo a su patria.

Hugo Jorge Carassai – hugo@carassai.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *